Errores que cometemos al trabajar desde casa

Trabajar desde casa

Trabajar desde casa o cualquier lugar que no implique estar en la oficina se ha convertido en una parte importante de lo que muchos de nosotros hacemos en el mundo moderno.

Esta posibilidad es sin duda alguna un beneficio muy grande para las personas, pues no solo tiende a reducir costos y tiempos, sino que también puede aumentar la productividad.  Sin embargo, trabajar desde casa tiene sus propias dificultades, como las siguientes: 

1. La Procrastinación al trabajar desde casa

La procrastinación es algo con lo que todos luchamos de vez en cuando, pero puede ser especialmente difícil cuando el trabajo y la vida familiar se fusionan en el mundo del trabajo desde casa.

Es fácil desviarse o distraerse con las rutinas de estar en casa. Al mismo tiempo, las tareas relacionadas con el trabajo se convierten en deberes de baja prioridad y a menudo se dejan sin terminar hasta el último minuto. Además, la procrastinación puede provocar frustración y ansiedad debido a los plazos ajustados y a las expectativas poco realistas, lo que dificulta aún más el trabajo y da lugar a una mala calidad del mismo o a una entrega tardía.

Aunque no existe una solución única para evitar la procrastinación, es importante intentar encontrar las estrategias que mejor se adapten a ti. Reducir las distracciones, fijarse objetivos más pequeños y evitar la multitarea pueden ayudar a concentrarse y a estructurar el tiempo de trabajo.

2. No tener un espacio de trabajo adecuado

Trabajar desde casa puede ser una experiencia increíblemente gratificante, pero es importante recordar que no tener un espacio de trabajo designado puede tener algunos inconvenientes graves. 

Sin una zona de trabajo designada, es mucho más probable que aparezcan distracciones en forma de tareas domésticas, otros miembros de la familia o simplemente ruido ambiental general. Estas distracciones pueden dificultar la concentración en el trabajo y provocar una disminución general de la productividad y del placer de trabajar desde casa. Crear un espacio de trabajo predeterminado en casa es una de las mejores maneras de evitar estas interrupciones y hacer que el trabajo desde casa sea productivo y agradable.

3. No tener horario definido al trabajar desde casa

No tener un horario definido puede tener sus ventajas, pero la falta de estructura también puede ser muy perjudicial para la productividad y el bienestar. 

Sin el ritmo que proporciona una jornada laboral fija, puede ser difícil mantener la concentración o crear algún tipo de impulso al trabajar en proyectos. Esto te deja expuesto al temido monstruo de la procrastinación, y sin una rutina de trabajo eficaz puede ser difícil avanzar. Además, trabajar sin demasiados límites también conlleva una separación mucho menor entre el trabajo y la vida familiar, lo que hace casi imposible desconectar mentalmente del trabajo al final de cada jornada.

4. Evitar rutinas básicas 

Mantenerse limpio, alimentarse y tender la cama es esencial para una buena salud física y mental, por lo que no hacerlo puede ser muy perjudicial. 

Cuando se trabaja desde casa, es fácil dejarse llevar por la pereza y omitir las rutinas esenciales. Es importante recordar que evitar este tipo de rutinas básicas en un día de trabajo de oficina, puede causar que la productividad no sea la adecuada. Por eso es necesario asegurarse de que trabajar desde casa no significa renunciar a tus rutinas normales. Estás trabajando desde casa, no descansando.

5. No hacer pausas activas

Las pausas activas son necesarias en cualquier lado. Trabajar desde casa puede ser una forma estupenda de seguir siendo productivo, pero esto no significa que no haya que hacer pausas activas. Es importante hacer pausas regulares para dar un descanso al cerebro y alejarse del entorno de trabajo para reponer energías y volver a centrarse.

No hacer pausas activas con regularidad puede provocar una sensación de agotamiento, lo que puede reducir la motivación y los niveles de productividad. Además, si se trabaja durante largos periodos de tiempo sin hacer una pausa, se puede ser más propenso a cometer errores debido al agotamiento y a la falta de agudeza mental. Una pausa activa puede consistir en dar un paseo al aire libre, hacer estiramientos o meditar durante unos minutos; todas estas actividades sirven para recargar el cuerpo y la mente.

Trabajar en casa conlleva sus propias dificultades, por lo que es importante ser consciente de los errores habituales asociados a este modo de trabajo para mantener el rumbo y la productividad. Evitar estos errores es clave para trabajar eficazmente desde casa.

Leave a Reply